Lactancia y vuelta al trabajo

Cuando se acerca el momento de volver a trabajar o ante cualquier actividad que requiera pasar un tiempo fuera de casa, es importante planificar con anticipación el almacenamiento y la conservación de la leche para mantener la lactancia materna y continuar obteniendo los innumerables beneficios que aporta.

Al mismo tiempo es fundamental recordar que amamantar es un derecho, y la ley 20.744 de Contrato de Trabajo, en el artículo 179, define que “Toda trabajadora madre de lactante podrá disponer de dos (2) descansos de media hora para amamantar a su hijo en el transcurso de la jornada de trabajo, y por un período no superior a un (1) año posterior a la fecha del nacimiento, salvo que por razones médicas sea necesario que la madre amamante a su hijo por un lapso más prolongado.”

En caso que el bebé no se encuentre cerca del trabajo, se puede sumar esos descansos y trabajar una hora menos por día.

Si bien la Organización Mundial de la Salud y UNICEF recomiendan que la alimentación infantil se base en que los bebés reciban lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y sigan siendo amamantados, además de otros alimentos complementarios, hasta un mínimo de 2 años y durante tanto tiempo como la madre y el niño así lo requieran, es importante destacar que los tiempos de licencia no contemplan esta premisa. Por eso es tan crucial informarse con anticipación para poder compatibilizar la lactancia con el retorno a la actividad laboral.

Se requiere una planificación personalizada, considerando la edad del bebé, el total de horas que la madre se encontrará separada del él, la cantidad de leche que va a necesitar por toma, y quién lo cuidará.

Respecto a éste último punto, los bebés necesitan un cuidado personalizado, y construir gradualmente un vínculo de confianza con su cuidador auxiliar. Por lo tanto, es fundamental que lo conozca con suficiente tiempo de antelación.

En relación a cómo extraer y conservar la leche, existen diversos modelos de sacaleches y la extracción manual también, que dependerá de la elección de cada madre, su practicidad, comodidad y posibilidad económica.

En caso que el bebé pueda permanecer cerca de su trabajo, la madre puede llevar a cabo la lactancia directa, y así continuar amamantándolo directamente al pecho.

En cambio, al practicar la lactancia diferida, es decir extraerse leche y ofrecerla en un biberón, la madre puede continuar ofreciéndole su leche al bebé durante las horas en que se encuentran separados. Y el resto del tiempo que permanecen juntos es importante amamantar directamente y reconfortarse con mucho contacto.

En éste caso es importante comenzar las extracciones al menos dos semanas antes de la vuelta al trabajo y sostenerlas una vez que haya vuelto al trabajo, para así lograr obtener una reserva de leche con anticipación, sostener el nivel de producción de leche, y evitar congestiones en los pechos.

Para esto es necesario:

  • Un sacaleches cómodo y eficaz, o realizar la técnica de extracción manual.
  • Recipientes para almacenar/transportar la leche extraída que pueden ser específicos, o cualquier recipiente de uso alimentario con tapa.
  • Un lugar tranquilo y cómodo, acompañado de una respiración profunda y estímulos adecuados: oler ropa del bebé, ver una foto o video del bebé, o pensar en él.

La leche extraída se puede almacenar en el mismo recipiente durante el mismo día, y al finalizar el día se rotula el envase con la cantidad y la fecha y se puede congelar. De esta manera cuando la madre vuele a trabajar, puede descongelar la leche que se extrajo primero, bajándola a la heladera la noche anterior.

La idea es amamantar al bebé directamente antes de irse a trabajar y al regresar, así como todo el tiempo que estén juntos.

La leche materna extraída en el ámbito laboral se puede transportar en una heladerita con hielos y servirá para ofrecerla al día siguiente, en biberón, en vaso, o con cuchara.

El método para administrar la leche así como la cantidad a ofrecer dependerá de la edad del bebé y su peso, y de la habilidad del cuidador, y es importante consultar al médico pediatra.

 


Sandra Zampaloni

Lic. Psicología | Puericultora Universitaria | Especialista en Psicoperinatología

www.sandrazampaloni.com.ar

Facebook: lic.sandrazampaloni

Instagram: sandra_zampaloni

consultas@sandrazampaloni.com.ar

15-6371-0071

#BLW #03 de #TeruParaMammaminas

Para conocer más acerca del método, nada mejor que conversar con varias familias que ya se iniciaron en el mismo.

A continuación me transformo en entrevistador, faceta que me encanta, y les paso a realizar varias preguntas a madres muy informadas, que gentilmente compartieron sus vivencias conmigo.

Teru: ¿Cómo conocieron el BLW?

Candela: a Través de una amiga a la cual conocí por tener fecha de parto para el mismo mes.

Ana: Conocí BLW cuando estaba embarazada, leyendo libros de crianza, específicamente Carlos González. Nos pareció muy interesante desde el principio, ya que pactamos una crianza respetuosa, y tuvimos tiempo para informarnos al respecto.

Nadia: Conocí BLW por Una Amiga que pertenecía al grupo de Facebook BLW Argentina y me comentó, si bien ella no aplica el Método me indicó de la existencia del Grupo y que podía agregarme.

Ana María: A través de mi hermano y mi cuñada quienes aplican el método con mi sobrino de 13 meses.

Teru: ¿Cuál fue la reacción de sus compañeros cuando le contaron?

Candela: el mío totalmente descreído al principio. Todavía siente que exagero con el tema de comida sana pero en lo que al dejar a la bebé comer sola y autorregularse lo acepta y le encanta.

Ana: Ambos estuvimos de acuerdo en implementar este método de alimentación. Incluso él fue quien me transmitía tranquilidad en las primeras comidas de nuestra hija. Leímos juntos y vimos muchos videos antes de comenzar.

Nadia: En principio nadie de mi alrededor conocía el método, muchos están interesados en saber y conocer por el hecho de la alimentación saludable, aunque la gran mayoría tiene temor por el miedo al ahogo y/o atragantamiento.

Ana María: A mi pareja le pareció extraño, no se imaginaba cómo un bebé podía comer pedazos de comida sin ayuda. Ambos estábamos acostumbrados a ver bebés comiendo purecitos con cuchara.

Teru: ¿Ellos actualmente están de acuerdo?

Candela: Si. Lo deja un poco en mis manos al tema de elegir qué comer y cocinar. Pero no le parece para nada mal, sólo que al conocer un poco e interiorizarse, hasta ahí nomás, duda a veces de si no estoy exagerando.

Ana: No solo está de acuerdo, está orgulloso de los avances que vemos y hace mucha difusión por su lado, sobre todo a conocidos con bebes chiquitos.

Nadia: La mayoría digamos que acepta mi elección, la respeta, aunque es un poco difícil no recibir comentarios en reuniones, si no me genera miedo que se ahogue, o mencionan si no toma yogurt por ejemplo (Mi gordo tiene 8 meses).

Ana María: Sí. Confió en mi elección y decisión. Ahora le encanta ver la autonomía con la que nuestra beba se alimenta y le divierte compartir comidas con ella.

Teru: ¿Y la familia? ¿Cómo toma la decisión? ¿Respetan o mejor no hablar de ciertas cosas?

Candela: Mi familia AMA el método. Mi mamá, que es una de las que cuida a Ludmi, compra y cocina a la par mía. Se informa, me pregunta. Mi suegra que es la otra que cuida a Lu no se interioriza, diría que hasta se ríe y no le importa. Hace la suya “porque siempre se hizo así y no salieron tan mal”.

Ana: La mayor parte de la familia respetó la decisión. Otra parte comentaba que era demasiado trabajo para ella sola y se asustaba creyendo que era muy peligroso. Hoy, después de 5 meses de BLW, todos se sorprenden de ver lo bien que gestiona los alimentos y como disfruta comer.

Nadia: En mi familia a los abuelos por ejemplo les da miedo a que Tomás se ahogue. Les explico que no pasa nada que él sabe resolverlo y que además yo estoy para supervisar que no pase nada. Se complica un poco con la alimentación saludable. Ya que la gran mayoría estamos acostumbrados a una mala alimentación y no vemos que las cosas mínimas como una galletita de vainilla tiene mucha azúcar e ingredientes que son muy malos y es mejor que nuestros hijos coman una fruta en lugar de esos alimentos. Sal y azúcar es un tema importante pero que a la vez la mayoría le resta importancia…. Un poquito no les va a hacer nada, todos estamos de acuerdo en que las cosas medidas no dañan pero si todos los días en lugar de una fruta le damos una galletita dulce, un alfajor o una factura es a diario el consumo de azúcar y eso se va incrementando cada día más. Diferente es cuando los acostumbramos a comer una fruta y de vez en cuando en algún cumpleaños o evento social le dejamos comer alguna galletita o permitido. Hoy quizás no vemos los riesgos pero a medida que crecen se puede ver como aumenta la obesidad, diabetes, colesterol alto en niños y adolescentes, y este no es un problema que surge de un día para el otro sino de la mala alimentación de años o de un buen tiempo.

Ana María: Mi familia lo respeta, aprenden día a día y lo difunden. La parte de la familia de mi pareja no está convencida y se exasperan en cada almuerzo/cena que compartimos.

 

Teru: ¿Tuvieron mucha tensión al inicio?

Candela: Si. De hecho el primer mes no hicimos BLW. Poco a poco ganamos confianza.

Ana: Si, hubo un poco de tensión con los primeros alimentos. Sobre todo yo (mamá), mi compañero estaba más relajado. Siempre tratamos de mostrarnos tranquilos y sin demasiada atención puesta en el momento de la comida sobre ella. Intentamos de que sea lo más natural posible. Hubo varios atragantamientos que nos ayudaron a darnos cuenta lo bien que pueden resolverlos ellos solitos.

Nadia: Debo reconocer que al principio fue todo un tema, sobre todo con el papá ya qué están todos tan acostumbrados a la “Papilla Tradicional” que no pueden entender como un bebé no come papilla y no le damos en la boca. Eran discusiones cada día tras la cena por este motivo. Un error muy común es pensar que el bebé tiene que comer, entonces con ese criterio “equivocado” no se acepta que el bebé al principio juegue, explore, y aprenda. En mi caso fue esa una de las discusiones ya que el papá de Tomás pensaba que debía comer más y que de esa forma (comiendo solo) no comía nada, jugaba mucho. Con lo cual cada día era explicar que la alimentación es complementaria hasta el año y su principal alimento era la teta (en nuestro caso) Que él debía jugar y aprender ahora para estar preparado a comer después del año.

Ana María: No, al estar seguros de que el método BLW es la mejor forma de alimentar a nuestra hija no tuvimos inconvenientes. La tensión la sentirán los otros, ja.

 

Teru: ¿Cuál fue el mayor miedo?

Candela: El atragantamiento

Ana: El mayor miedo es que se atragantara con un trozo de comida demasiado grande y no pudiera sacarlo. Por suerte nunca nos pasó. Las veces que se atragantó, lo escupió, o vómito, pero siempre lo hizo sola.

Nadia: En mi caso por suerte nunca tuve miedo y siempre estuve muy segura de lo que había elegido. Estoy convencida que es lo mejor para mi hijo. Pero el mayor miedo de la mayoría es en primer lugar que se ahoguen. Y en segundo lugar que no coman. Por lo menos de las experiencias que he escuchado.

Ana María: El atragantamiento. Pero al leer, informarme y ver cómo mi beba lo resuelve solita, pude perder ese miedo. A mi pareja le costó un poco más.

Teru: ¿Cuál fue el momento más gracioso que les tocó vivir con el BLW?

Candela: Verla llenarse de comida toda ella, todo el piso. A mí me encanta, me divierte. Verla ir caminando con pedazos de comida es lo más.

Ana: Estamos en una de las etapas más graciosas. Alma, de 11 meses, gatea por todos lados, y en colaciones o merienda, viene a buscar la comida a una mesa baja, y sigue jugando mientras se sirve sola. ¡Nos encanta verla elegir!

Nadia: Mmmm me tocó pensarlo a esto jajjaa… Cómo gracioso no vivimos nada contundente hasta el momento, hace 2 meses que iniciamos (Tomás tiene 8 meses) Pero sí puedo decir que da mucha satisfacción ver a mi hijo comer cada día con una sonrisa, verlo ensuciarse y disfrutar de lo que hace. Creo que a los adultos nos hace falta disfrutar más de lo que hacemos, y ellos con simplemente alimentarse, sonreír. Tomás por ejemplo cuando no quiere comer más comienza a arrojar su comida al piso y la mira caer. Sentarnos a la mesa y disfrutar de ese momento en familia es lo mejor.

Ana María: Salimos a comer y en una mesa había una anciana tomando sopa. Miraba asombrada cómo mi beba comía a la par de nosotros. Al rato se acercó y nos dijo: “Yo tomando sopa porque no traje la dentadura y ésta bebita sin dientes comiendo pollo con papas y zanahoria. Es increíble”. Nos reímos mucho.

Teru: ¿Tuvieron que utilizar la maniobra de Heimlich para bebés en algún momento?

Candela: no, jamás.

Ana: Nunca tuvimos que utilizar la maniobra de Heimlich pero aprendimos cómo hacerla.

Nadia: Por suerte hasta el momento no nos ha tocado eso. Estoy informada al respecto pero no tuve que utilizarlo.

Ana María: No. Hasta el momento no la necesitamos.

Teru: ¿Cuál fue el libro de cabecera que las ayudó para el inicio?

Candela: “Se me hace Bola” y “Mi niño no me come”.

Ana: “Mi niño no me come”, de Carlos González, y “Se me hace bola”, de Julio Basulto, fueron libros prácticamente de cabecera.

Nadia: “Mi niño no me come” de Carlos González. Leo sus libros desde años antes a programar la llegada de Tomás. El primer libro que leí fue “Bésame Mucho”. Me encanta leerlo y lo claro que es para explicar las cosas además de los vídeos que he visto.

Ana María: “El niño ya come solo” de Gill Rapley.

Teru: ¿Qué les recomendarían a las familias que están por comenzar con el método?

Candela: Que tengan mucha confianza en sus bebés, que no transmitan miedo o inseguridad. Que no se estructuren, ni con cantidades de comida ni lugares para comer ni nada. Que disfruten, que se instruyan día a día.

Ana: Les recomendaríamos que se informen mucho. Creemos que es algo fundamental para iniciar sin miedos. Que confíen en sus hijos, no hay nada más lindo que verlos crecer libremente disfrutando de algo que los va a acompañar toda la vida, como es comer. El mundo del BLW nos llena de satisfacciones, poder compartir la mesa en familia, y ver a nuestra hija disfrutar, conocer y elegir. Les diría que no lo duden, y que se preparen para limpiar!!!

Nadia: Como primer paso que no tengan miedo, creo que es la base ya que todo eso se lo transmitimos a nuestros hijos. En segundo lugar que se informen y pregunten lo que no entiendan. Unirse al grupo de Facebook “BLW ARGENTINA – Baby-Led Weaning” es una herramienta que para mí fue fundamental, ahí evacué mis dudas y me sirvió de apoyo para luchas con las miradas raras de los terceros.

Ana María: Que confíen en sus hijos, de esa manera podrán transmitirles seguridad. No hay que subestimarlos por ser bebés, yo aprendí esa lección con mi hija. Y también recomiendo que se informen mucho para despejar dudas. La información es la fuente de poder del individuo.

Teru: ¿Qué pueden decir acerca de la crianza respetuosa?

Candela: Que es fundamental y hermosa. Que no es fácil pero es justa. Que solo así contribuimos a criar seres seguros, independientes, que sepan que pueden contar con nosotros pero que también confíen en valerse por si mismos. Que no dejen de tener miedos ni frustraciones pero que aprendan a vivirlos, como aprendizaje explicando los NO y comprendiendo que somos su ejemplo y su espejo. Lo que hagamos hacen.

Ana: Podemos decir que estamos orgullosos de ponerla en práctica con Alma. Quisiéramos que en algún momento se dejara de llamar respetuosa y que sea sin duda la única forma de criar.

Nadia: Es el mejor camino para criar Niños Felices. En casa para empezar siempre alimentamos a Tomás con lactancia materna y a demanda, es el primer acto de crianza respetuosa ya que priorizamos la necesidad de él como bebé y persona, comer cuando quiere y cuánto quiere. Hacemos Colecho y practicamos Movimiento Libre. Bueno y aplicamos BLW. Y a Futuro cuando Tomás se escolarice mi idea es que vaya a un jardín con educación de Montessori.

Ana María: Básicamente creo que es aprender a respetar al ser humano y la naturaleza. Es criarlos con amor, empatía y libertad. Es entender que a pesar de sentir que son una extensión nuestra, son seres individuales a los cuales les pueden gustar cosas que a nosotros no. Es criarlos respetándolos. Nada más ni nada menos.

Espero que les hayan gustado las vivencias de cada una de estas madres a quienes agradezco, de corazón, por tomarse un tiempo considerable para contestar a cada una de las preguntas que les fui realizando.

Nos vemos la semana entrante con una sorpresa muy especial.

Saludos!

Teru para @mammaminas

Instagram: @cocinandoconteru
Facebook: /cocinandoconteru

 

3, 2, 1 ACCIÓN!!

 

quienes-somos-new-web

Y Si, finalmente llego el momento tan esperado de lanzarnos, así que acá va:

Hola a todos! Somos Jua y Vicky mamás de Toribio y Ramón respectivamente.

Nos conocimos hace casi un año atrás haciendo gimnasia para embarazadas. Jua estaba de casi 20 semanas y Vicky de 24, teníamos un mes aproximado de diferencia de fecha de parto.
Al principio no pegamos TAN buena onda sobre todo porque en nuestra primer clase juntas (Jua había empezado un mes antes) nos dimos cuenta que ambos bebes se llamaban  Ramón!!!
“Hola soy Vicky, Mama de Ramón”, fue la presentación de Vicky en su primer clase y, obviamente, a Juana se le transformó la cara y al llegar su turno dijo INDIGNADA “Yo soy Juana mamá de “ex Ramón”- Oh oh! Había llegado alguien que quería ponerle el mismo nombre que ella.
Seguimos haciendo gimnasia juntas pero sin demasiado contacto, hasta que un día charlando de que pediatras elegiríamos para nuestros hijos al nombrar el de Ramón… otra vez hubo coincidencia, pero esta vez ya no se trataba de nuestros futuros bebes si no de nosotras, habíamos compartido pediatra toda nuestra infancia!. Y así empezó nuestra historia, con un pie izquierdo y bastantes cosas en común….
Pero por esas cosas que tiene la vida Ramón llego al mundo el día del cumple de Juana y poco a poco empezamos a darnos cuenta que teníamos mucho más en común, empezamos a intercambiar información de madre a madre y así es como decidimos hace un tiempo  convertimos en @mammaminas para poder empezar a compartir también con ustedes este vertiginoso e increíble camino de la maternidad!
Vale aclarar que no pensamos dejar de lado y contarles #ElLadoBdeLaMaternidad! Esperamos que les guste, se rían y que aprendamos todos juntos!

Vicky: 
Tengo 26 años y soy Mama de Ramón. Estoy felizmente casada con Fernando hace casi 4 años y Ramón llego a nuestras vidas después de haber perdido un embarazo, así que es nuestro RainbowBaby. Nació el 28 de Junio (día del cumpleaños de Jua) de 2016 por Cesárea después de casi 12 horas de trabajo de parto inducido. Peso 4,165 y midió 52 cm.
Su llegada fue MÁGICA pero caótica al mismo tiempo. Muchos cambios, aprendizajes y revolución hormonal al mismo tiempo así que, acá estoy con todas las pilas para compartir con ustedes mi humilde experiencia en este tan lindo camino que es ser Mamá! Además no pienso dejar de decirles que me apasiona la cocina y soy amante de la decoración así que compartiré con ustedes todos mis tips!!!

Juana: 
Tengo 28 años (por primera vez soy la más vieja, en el colegio siempre fui la más chica). Ya casi todos saben cómo llegó Torito a mi vida pero para aquellos que no les hago un pequeñísimo resumen. Mi gordo llego en el tercer intento de inseminación artificial con donación de gametos, soy madre soltera por elección. Toro nació por parto vaginal el 12/8/2016 después de 9 hs de trabajo de parto intenso, con bolsa rota, también inducido en semana casi 42. Fue hermoso!
Mi puerperio fue UFFFF!! Durísimo. Mucho más fuerte y revolucionario de lo que me esperaba. Soy sincericida, me gusta decir las cosas como son, aún que no sean color de rosas. Los que me conocen sabrán que el filtro no es lo mío. También me copa la cocina así que en esa me sumo con Vick, la decoración se las debo… soy malísima!
Aquí estoy para compartir mis experiencias como mamá con ustedes, las lindas y las no tanto, la vida real básicamente.

Bienvenidos!!

firma-2