Que es la depresión Posparto?

¿De qué hablamos cuando hablamos de depresión posparto? ¿Es lo mismo que la tristeza posparto?

En los grupos de embarazadas y en los grupos de crianza surge esta pregunta con mucha frecuencia y es importante aclarar que NO son la misma cosa.

El 80% de las mujeres puede atravesar una tristeza posparto, también llamado ¨maternity blues¨ ¿Cuales son los síntomas? Llanto fácil (lloras ante el más mínimo estímulo), labilidad emocional (respuesta emocional desproporcionada), irritabilidad (todo te molesta), ansiedad y desesperación por la dificultad en el manejo del recién nacido (¿Te suena conocido?). Es algo ESPERADO, provocado por el gran cambio hormonal, los cambios psicológicos y sociales típicos del puerperio.  El alivio es ESPONTANEO dentro de las dos o tres semanas siguientes al nacimiento, sin necesidad de tratamiento psicológico o psiquiátrico, pero si  se necesita mucha contención, acompañamiento y sobretodo información. Saber que esto puede ocurrir, te prepara para transitarlo desde otro lugar, con la seguridad de que no te pasa a vos sola y que en unas semanas todo se va a ir regularizando.

Ahora, la depresión posparto es un tema aparte.  Le puede ocurrir al 20% de las mujeres puérperas (incluso se sabe que la depresión puede ocurrir durante el embarazo, pero de esto hablaremos en otro momento) y es un cuadro que merece más atención.  La mamá está francamente deprimida, triste, no le interesa o no puede disfrutar casi ninguna actividad, no puede dormir (mas allá de las demandas del bebé), tiene dificultad para vincularse, cuidar o alimentar a su bebé, está la mayor parte del tiempo irritable, con ideas obsesivas relacionadas a su hijo (pensar en lastimar a su bebé), mucho sentimiento de culpa e incluso ideas suicidas. Es un estado de gran padecimiento para la madre, el bebé y la familia y requiere de atención psicológica y psiquiátrica.  No brindar tratamiento a estas mujeres implica un riesgo para ellas y para sus bebés, porque la depresión materna es un precursor para la depresión en la niñez, y dificulta el establecimiento del vínculo de apego en la diada.

Como siempre decimos, la psicoeducación es fundamental porque si estas informada, se puede detectar tempranamente y pedir ayuda a tiempo.  La prevención es lo primero.


Dra. Milagros Mendéz Ribas (Psiquiatra Perinatal)

Dra. Agostina Caruso (Psicóloga Perinatal)

Directoras de BEZA – Centro Integral para el Embarazo y la Crianza –

www.bezanordelta.com

Deja un comentario