Los niños y la pileta

Los niños y la pileta.

Se viene el invierno y no por ello debemos olvidarnos de estar alertas.

Vamos a hablar acerca de cómo evitar los trágicos accidentes que pueden ocurrir si no tomamos los recaudos necesarios.

Los ahogamientos en piscinas son la tercer causa de muerte infantil en el mundo.

Es por eso que nos parece más que importante poder compartir algunos datos de las medidas de seguridad que debemos tomar.

Lo primero que está bueno saber es que bastan 27 segundos para que un niño muera ahogado, con lo cual la primera medida a tomar es aplicar la norma 10/20. En que consiste? Es mirar a los niños cada 10 SEGUNDOS y estar a una distancia de 20 SEGUNDOS (no tardar más de 20 segundos en llegar a la pileta).

Uno de los elementos de seguridad más útiles son los cercos alrededor de la piscina. En España por ejemplo, es obligatorio su uso en las piscinas públicas pero no hay ninguna normativa para las privadas (donde ocurren más del 50% de estos sucesos).

Sin embargo, la Asociación Española de Pediatría destaca que los ahogamientos se podrían prevenir en un 95% aplicando esta sencilla medida de seguridad.Un dato suficientemente importante como para que nos decidamos a poner un cerco que impida a los pequeños de la casa acceder a la piscina en un momento de descuido.

Les vamos a dejar algunos consejos que me parecieron súper claros y útiles de la Asociación Española de Seguridad Infantil modificando algunos mínimos detalles como por ejemplo los números de emergencias que obviamente en nuestro país son otros.

  1. Vigilancia continua: No existe sustituto de la supervisión adulta. Nombra a un responsable de la vigilancia y establece turnos.
  2. Evaluar los riesgos: Detecta si el niño puede llegar solo a la piscina en un descuido.
  3. Niveles de protección: Incorpora dispositivos de seguridad que impidan que el niño pueda llegar solo a la piscina en un descuido.
  4. Aprendizaje y educación: enseña al menor a flotar, a nadar y a actuar con prevención.
  5. Orden: Aleja los juguetes y los elementos llamativos de la piscina y sus alrededores cuando no se usen.
  6. Elementos de seguridad: Incluye cercos de piscina. Desconfía de flotadores y manguitos o bracitos.
  7. Emergencias: adultos y niños deben conocer la conducta PAS (Proteger; Avisar; Socorrer), así como maniobras de reanimación y el número de emergencias al que llamar.

Por otro lado les dejamos también algunos otros datos que nos parecieron útiles que fuimos recopilando de distintos sitios:

  • Si el niño NO SABE NADAR es desaconsejable utilizar flotadores o manguitos. Es mejor que nos bañemos con ellos y les sirvamos de apoyo.
  • Aprender a nadar lo antes posible. Otra de las maneras que tenemos de prevenir posibles ahogamientos es introducir la natación desde bien pequeños. Para que adquieran autonomía en el medio acuático hemos de procurar iniciar ya desde bebés juegos en el agua y pequeños movimientos, de tal forma que vayan familiarizándose. En este sentido, los padres pueden ser grandes profesores, al mismo tiempo que disfrutan de momentos de esparcimiento en su piscina y de los primeros baños de su bebé. Poco a poco irán perfeccionando su técnica y tendrán que iniciarse en la natación de forma más seria. Además, aprender a nadar no sólo les ayuda a prevenir posibles ahogamientos, sino que también es muy beneficioso en el desarrollo de competencias físicas y emocionales.
  • Los niños pequeños no deben en ningún caso bañarse solos, sino que deben hacerlo siempre bajo la supervisión de un adulto. Esta sencilla medida está en la base de una buena prevención frente al ahogamiento y en ella siguen insistiendo los especialistas en la materia.
  • Si falta un niño mirar SIEMPRE primero en la piscina. Los segundos cuentan para evitar la muerte o incapacitación
  • En las piscinas que estén por encima del nivel de tierra, las escaleras de acceso a la piscina deberían retirarse y guardar bajo llave cuando no se utiliza la piscina.
  • Siempre que estemos con niños en algún lugar que haya piscinas asegúrese de que haya un teléfono a mano con indicación de los números de emergencia.
  • El saber administrar resucitación cardiopulmonar puede salva vidas.

PADRES Y CUIDADORES: SÓLO USTEDES PUEDEN EVITAR QUE UN NIÑO SE AHOGUE. VIGILEN DE CERCA Y EN TODO MOMENTO AL NIÑO QUE TENGAN A SU CUIDADO.”.

Deja un comentario