#HistoriasMammaminas : Vuelta al trabajo

Desde que quede embarazada supe que tarde o temprano el momento del fin de la licencia iba a llegar, recordemos que son apenas tres miseros meses.

Me resultaba muy dificil pensar en dejar a mi bebe, asi que trate de guardar todas las vacaciones que pude para quedarme en casa con él el mayor tiempo posible.

Lo primero que hice fue evaluar posibilidades, puntualmente si dejarlo en un jardin, repartir dias entre abuelas o contratar a alguien para que estuviera con él en casa las horas que yo me encontrara fuera. A todas ellas les vi pros y contras asi que, como casi todo en crianza, lo que tomamos fue una DECISION inclinandonos por lo que subjetivamente creimos mejor. Esta termino de definirse del todo cuando nos llego el dato de una persona que ya conociamos y era de mucha confianza. Entonces fuimos por la tercer opcion, alguien que se quedara con el en el hogar. A esta persona pude explicarle que cosas eran importantes para mi y exactamente como queria llevar adelante la rutina ( a diferencia de lo que dudo hubiera podido hacer con mi madre😂😂) , y comenzó a venir un tiempo antes de que yo volviera al trabajo.

Primero pasamos tiempo juntos los 3, y muy de a poco cuando vi que él la aceptaba naturalmente y el vinculo fluia, empece a irme. La primera vez, hasta la esquina a comprar una revista🙃. Así me fui animando. Durante este tiempo le fui anticipando a mi bebe lo que iba a pasar, le dije que tenia que irme unas horas por día, que el no tenia que preocuparse ni temer, que yo cada jornada que estuviera afuera iba a volver, que él era el centro de mi mundo pero que esas horas de trabajo eran necesarias para la familia (yo NO tenia la posibilidad economica de no volver).

Me parecio importante explicarle ademas que, si bien ahora NADA era mas importante que él, a mi me gustaba mucho lo que hacia. No queria que él pensara que soy una martir o que la pasaba mal adonde me iba, pero principalmente, en este contexto, queria que él incorporara naturalmente que los adultos tenemos vocaciones, intereses personales y obligaciones con las que tambien debemos ser responsables).

Le explique por último que con el tiempo, él iba a ir descubriendo que cosas le gusta hacer, que yo iba a respetar lo que eligiera y que, fundamentalmente, iba a garantizar que

tuviera un espacio de libertad para desarrollar sus propios intereses, o la vocación que lo hiciera feliz y que era una hermosa suerte poder solventarse a uno mismo y a los seres queridos haciendo algo que uno ama.

Obviamente más alla de toda esta divinidad el temido dia llegó, y a mi la culpa no me entraba en el cuerpo. Había gastado TODOS Y CADA UNO de los días que me correspondian- incluida licencia, excedencia y vacaciones (no me quedaba ni un feriado rasposo🤣);- y la situacion era clara: tenía que volver.

Ese dia a Manu las medidas anticipatorias no parecían haberle bastado tampoco 😣😣 y estuvo bastante lloroso. Pero, como dije, no estaba en mis manos elegir volver o no, lo que sí estaba en mis manos era ayudarlo a pasar este trance de la forma menos dramática posible. Así que puse el foco en lo que SÍ podía hacer. Coordiné una de sus siestas para la hora de mi regreso a casa, de forma de poder dormir al menos media hora y sacarme la mochila del día de encima. Él se despertaba y lo primero que hacía era verme a mí, merendábamos, jugábamos y nos ibamos a pasear. Él parecía feliz, se notaba que esperaba ese momento y para mí era la mejor parte del día.

Fuimos creando pequeños rituales que hoy son parte de nuestro vínculo, desde el beso cuando me voy temprano y lo dejo dormido; el instante en que se despierta de la siesta, me ve y a los dos se nos ilumina la cara, etc. Obviamente yo ya no soy la misma persona que podía enfocarse ciegamente sin tener el corazon repartido entre mi actividad y mi casa, pero, al tener la NECESIDAD de laburar, quiero que él tambien mame que yo estoy agradecida de tener trabajo, y de que este sea uno que me resulte significativo. Y creo que este es también un importante valor para transmitir.

Por otro lado conozco muchas mamás que trabajan en sitios que poco les interesan y lo hacen exclusivamente para solventarse. Personalmente creo que esos hijos algun día van a sentirse MUY orgullosos de sus madres remadoras💪.

De toda esta experiencia concluí que nada esta bien ni mal, vamos saliendo de la burbuja bebe-mamá en la que estuvimos durante el puerperio (quién puede realmente creer que dura tan solo 45 dias? Yo voy como casi dos años😅) y reinsertándonos en nuestras actividades COMO PODEMOS, la vida ya no es ni será la misma desde que llega un hijo y hay que reacomodarse. Y sobretodo que, como dice el sabio dicho popular: ANDANDO SE ACOMODAN LOS MELONES. Y, al menos en mi caso así fue!

La verdad claro que hubo dias mejores y días peores, pero todo fluyó. Y fluyó tanto y tan bien que poco tiempo antes de tener que volver al trabajo me entere que estaba embarazada de nuevo..🙃🙃 y ahí necesité rearmar la organizacion que tanta energia mental me habia costado (con la que tenía, hecha rollito y a la cola, convengamos que NO es lo mismo un bebe que dos!) y volver a pedir licencia de maternidad 😂😂😂.

Pero ese es otro cuento😅!

En fin, sencillamente todo comienza a rodar, rodando!

4 comentarios en “#HistoriasMammaminas : Vuelta al trabajo

  1. Mercedes dijo:

    Espero q sea así… En una semana comienza mi gordita la adaptación en el jardín y yo a trabajar! Que difícil! Nunca pensé q me iba a costar tanto… de hecho pensé q iba a sentirme encerrada, con ganas de salir, etc y nada de eso paso. Delfi tiene sólo 4 meses y es LME. Vengo juntando leche desde hace bastante, pero tengo miedo q,más allá del alimento, extrañe en contacto q tenemos. Cuantos miedos, cuanta angustia e incertidumbre… confío en q,como decís, andando se acomodan los melones! Gracias ! Contar tu experiencia, ayuda a no sentirnos solas en el momento de volver al trabajo.

  2. Jime dijo:

    Me interesa el continuará…como se hace con dos!? Estamos pensando en un segundo hijo pero nos vienen esos miedos…queremos experiencias!!!! Gracias! Divino relato ;))

  3. GABRIELA dijo:

    Excelente nota! No tengo hijos pero entiendo que debe ser difícil retomar las responsabilidades laborales sin sentir culpa por “abandonar” al chico. Creo que estar atentas, por un lado, a no perder nuestros intereses y espacios (más allá de lo económico); y, por el otro, a que la culpa no nos gane, cuando de hecho conseguimos una persona maravillosa para que se quede con nuestro hijo, son dos cosas que nos hará a la larga mejores personas y más felices. Y, por lo tanto, mejores madres.

  4. GABRIELA dijo:

    Excelente nota! No tengo hijos pero entiendo que debe ser difícil retomar las responsabilidades laborales sin sentir culpa por “abandonar” al chico. Creo que estar atentas, por un lado, a no perder nuestros intereses y espacios (más allá de lo económico); y, por el otro, a que la culpa no nos gane, cuando de hecho conseguimos una persona maravillosa para que se quede con nuestro hijo, son dos cosas que nos hará a la larga mejores personas y más felices. Y, por lo tanto, mejores madres.

Deja un comentario