El zumo o jugo de naranja natural

EL ZUMO DE NARANJA NATURAL

Escucharon hablar de que no es bueno que nuestros niños los consuman?

Se preguntarán por qué #babyt se está mandando uno en La foto 🤣🙈. La verdad es que es una especie de “permitido” en la playa. No come caramelos ni golosinas de ningún tipo (ni está cerca de hacerlo) y no toma gaseosas ni leches de ningún tipo salvo la mía y agua 💦. Así que a modo de algo rico y distinto por alguna situación x, el jugo de frutas naturales con agua y sin azúcar es una buena opción para nosotros 👌🏻.

Les dejo dos artículos acerca del tema, que leí en la página de @mamasabebien .-

Por mucho que un zumo de naranja sea “natural” y “casero” sigue siendo peor que comer la fruta completa o agua por varios motivos:

  • La diferencia entre un zumo natural y uno comprado es mínima en prácticamente todos los valores (fibra, azúcares totales…).-
  • Al exprimirlo le quitamos prácticamente toda la pulpa (la poca que cae en un vaso es ridícula) eliminando casi toda la fibra de la naranja. La fibra es buena, es importante para mantener la salud de nuestras bacterias intestinales. En un zumo natural apenas hay porque se queda pegada a la cáscara por dentro.-
  • Eliminamos la masticación, que es la señal de saciedad más importante que tiene el cuerpo. Si no hay saciedad, seguramente tengamos hambre al poco tiempo de terminar el zumo, y no al terminar la naranja.-
  • Si te ofrezco un día un zumo de 4 naranjas te lo tomas en 1 minuto. Tienes cojones a comerte 4 naranjas a bocados? Quizás no llegas ni a 2 del aburrimiento, y encima estás saciado hasta 4 horas después (en el vídeo que me pasa mi colega D-N Carlos Ríos que he colgado antes se observa muy bien con un ejemplo de zumo de uvas / uvas completas).-
  • El azúcar presente en la naranja completa entra muchísimo más lento en la sangre que en un zumo (a causa de la fibra y la masticación), provocando menor liberación de insulina y por lo tanto, menor entrada de energía en las células (esto es algo bueno).-
  • Se asocia a los zumos con un aumento significativo de la resistencia a insulina (algo malo)

En resumen:

  • Es mejor un zumo que el agua o una fruta completa? NO
  • Es mejor un zumo que una CocaCola? SÍ, pero tampoco hay tanta diferencia.-

Pongo los enlaces a artículos por si alguien quiere más información del muro de Pablo Zumaquero Asesoramiento Nutricional

LOS NIÑOS NO DEBEN TOMAR ZUMOS, AUNQUE SEAN NATURALES, DEBEN TOMAR LA FRUTA ENTERA.

Los zumos, aunque provienen de la fruta, no equivalen a tomar una ración de fruta, aún siendo naturales, por varios motivos:

  • Primero, porque para lograr un vaso de zumo son necesarias dos o tres piezas de fruta, mientras que si comemos fruta entera lo hacemos de una en una.
  • Segundo, porque los zumos están desprovistos de la fibra que contiene la fruta entera, que es lo que nos aporta sensación de saciedad, además de la necesidad de masticar y que se tarda más tiempo en comer una fruta entera. De esta forma se “engaña” al mecanismo de saciedad y se ingirien más calorías de las que se necesitan en ese momento. No tiene nada que ver el poder saciante de un vaso de zumo comparado con comer esas dos o tres piezas de fruta enteras.
  • Tercero, al tomar la fruta desprovista de su fibra (en zumo) sube mucho el azúcar sanguíneo (glucemia) tras su ingesta, cosa no pasa tras la ingesta de una pieza de fruta entera, con la consiguiente necesidad de liberar más cantidad de insulina para que esa glucemia baje.
  • La Organización Mundial de la Salud (2003) indica que existe un alto nivel de evidencia acerca del papel protector de la fruta para prevenir la obesidad. Sin embargo, la OMS afirma que los datos científicos muestran una relación probable entre el consumo de zumos de fruta y la obesidad.
  • La Asociación Americana del Corazón y la Asociación Americana de Diabetes aconsejan disminuir el consumo de zumos de fruta para prevenir la obesidad.
  • La Academia Americana de Pediatría recomienda una alta ingesta de frutas para prevenir el sobrepeso y la obesidad en los niños, siempre y cuando no sea en la forma de zumos de fruta,en cuyo caso advierte que un exceso de los mismos incrementa el riesgo de ganancia excesiva de peso y malnutrición.

Así que no, un zumo natural no es el desayuno ideal para un niño, ofrécele fruta, cualquiera, varias veces al día, a ser posible de temporada y con la piel (previamente lavada) si ésta es comestible.

del muro de Lidia Folgar, nutricionista pediátrica – BLW

Deja un comentario