Dermatitis Atópica

DERMATITIS ATÓPICA

La dermatitis atópica (o eccema atópico) es una enfermedad de la piel cada vez más común que afecta a adultos, a niños y a bebés, en pieles de todas las razas del mundo. Los niños son los más propensos a sufrir la enfermedad, en este grupo el 90% de los afectados comenzaron a sufrir dermatitis atópica antes de cumplir los cinco años de edad y muchos niños se liberaron de la enfermedad al crecer. Raras veces comienza en la edad adulta.

Los síntomas aparecen en el cuero cabelludo (seborrea del cuero cabelludo), en la cara y en el cuerpo, aunque la apariencia y las áreas afectadas difieren según se trate de bebés, niños o adultos:

Los bebés pueden desarrollar síntomas cuando tienen tan sólo 2-3 meses de edad. Suele aparecer repentinamente una erupción que deja la piel seca, escamosa y con picazón. Lo más común es que los bebés presenten los síntomas de la dermatitis atópica en la cara, en particular en las mejillas y el cuero cabelludo (también conocida como “seborrea del cuero cabelludo”), las rodillas y los codos.

Los niños que comienzan a sufrir la enfermedad cuando tienen más años de edad (entre los dos años y la pubertad) suelen presentar al principio una erupción en el cuerpo con zonas escamosas, enrojecidas y con picazón. La piel tiende a engrosarse. Las zonas que comúnmente se ven afectadas son los pliegues de los codos o las rodillas, el cuello, las muñecas, los tobillos y/o los pliegues que se forman entre las nalgas y las piernas.

La dermatitis atópica suele tener dos “fases”. Durante la fase inactiva (o “intervalo”), la piel está muy seca, irritable y escamosa, y debe hidratarse diariamente. Las fases activas (o “brote”) son más agudas, por lo que deben tratarse con medicamentos tópicos para calmar la piel inflamada y aliviar la picazón.

La enfermedad puede ser muy angustiante, no sólo para los niños afectados, sino para sus padres, ya que puede ser difícil conseguir que los niños dejen de rascarse. Los bebés y los niños pequeños en particular, a veces se frotan el cuerpo contra las ropas de la cama, alfombras u otras superficies para mitigar la picazón, lo que puede conducir a que se presente una infección de la piel. Esto puede dar como resultado que se presenten dificultades para dormir, lo que se traduce en mayor estrés para los padres.

QUE FACTORES PUEDEN AGRAVAR LA DERMATITIS ATÓPICA:

• Materiales que entran en contacto con su piel, como el nylon (que puede causar sudoración) y la lana (que actúa agravando los síntomas).

• Alimentos y bebidas. Algunos ejemplos comunes y habituales incluyen los productos lácteos, los frutos secos y los mariscos. Es importante que consulte a su médico antes de eliminar estos alimentos de la dieta del niño para asegurar que no se prescinde de ningún elemento importante en la nutrición.

• Alergias al pelo de los animales domésticos, al polen o los ácaros domésticos.

• El estrés psicológico

• Los detergentes para lavar, en particular los biológicos.

• Tabaquismo pasivo.

• La falta de sueño y el estrés (efectos secundarios de la enfermedad) pueden empeorar los síntomas.

• El clima frío y seco

• El vivir en zonas urbanas.

TRATAMIENTOS DERMATOLOGICOS

Aunque no existe cura para la dermatitis atópica, todos los tratamientos farmacológicos recomiendan que se apliquen hidratantes de manera homogénea para aliviar la sequedad de la piel, la irritación y la comezón, y para disminuir el estrés emocional tanto del niño como de los padres. Cuando se produce el brote es importante complementar los emolientes con los medicamentos que recete el médico como cremas medicadas. Estas cremas tópicas suelen contener corticosteroides. Los corticosteroides son medicamentos muy efectivos y de acción rápida que alivian la comezón provocada por el brote casi al instante. Sin embargo, su aplicación debe limitarse a lo que indique específicamente el médico.

CONSEJOS ADICIONALES PARA PADRES DE NIÑOS ATOPICOS.

• Bañe a su niño en agua tibia, ni muy fría ni muy caliente.

• Limite el tiempo del baño a unos 5 a 10 minutos. Los baños extensos secan la piel. Preferible ducha a baños de inmersión.

• Si igualmente por la edad del niño se baña con inmersión puede colocar unos sobres de avena en el agua o una media con avena arrollada.

• No haga un baño de burbujas.

• Preferimos los Sindet para el baño que los jabones que afectan el pH de la piel.

• Para los bebés de tres y más meses de edad utilice cremas emolientes por lo menos 2 veces por día. En el mercado hay algunas específicas para pieles atópicas de muy buena calidad.

• La piel después del baño debe secarse con una toalla sin frotar, a continuación aplique la crema emoliente inmediatamente.

• No le pongas colonia ni perfumes en la piel, ni uses suavizantes en su ropa.

• Vístele con ropa de algodón, de lino o de hilo. Evita prendas ajustadasque impidan la evaporación del sudor.

• Mantenga cortas y limpias las uñas del niño para que no pueda rascarse, heriendose la piel , generando sobreinfecciones bacterianas de las lesiones (impétigo).

• Mantenga fresca la temperatura de las habitaciones (24 grados) y baja la humedad ambiental.

• No alfombras ni peluches.


Dra Valeria Villoldo

Deja un comentario