Conservación y mantenimiento de la Leche Materna 


Conservación y mantenimiento de la leche materna.

  •  Lavarse las manos con agua caliente y jabón antes de extraer o manipular la leche materna.
  • Si no se va a utilizar la leche inmediatamente, enfriarla tras la extracción.
  • Si no se va a utilizar la leche en las próximas horas, congelarla.

 

Pautas para el almacenamiento

Se puede utilizar cualquier recipiente que sea apto para uso alimenticio. Los recipientes deben ser específicamente para conservar leche materna:

  • Envases de plástico duro (reutilizables).
  • Bolsas para conservar la leche (desechables).
  • Envases de vidrio. Esta opción resulta económica y si existe un material que destaca por su inercia, es el vidrio.
  • No son adecuados los envases para análisis, ya que el material plástico de estos envases, al igual que el resto de plásticos que no sean de uso alimentario, no son de calidad garantizada para conservar ningún alimento, por tanto, tampoco la leche materna.

Toda la leche debe ser fechada antes de su almacenamiento.

Almacenar la leche materna en pequeñas cantidades (aprox 60ml) para poder descongelar solo la que el bebé vaya a tomar inmediatamente.

Para juntar leche de distintas extracciones es recomendable que se hayan enfriado previamente.

La leche fresca puede juntarse con la leche congelada, siempre y cuando la primera haya sido enfriada y sea menor cantidad que la congelada, de modo que, al mezclarse, la leche fresca no derrita la capa superior de la leche congelada.

Almacenar la leche en la parte central trasera de la heladera o congelador, donde la temperatura es más constante.
Tiempo de conservación de la leche.
LUGAR – TEMPERATURA: TIEMPO

🔺temperatura ambiente 19 – 26° C: 4 a 8hs

🔺envase térmico 15° C: 24hs

🔺heladera 4° C: 3 – 8 días

🔺congelador dentro de la heladera -15° C: 2 semanas

🔺congelador con puerta separada de la heladera -18°C: 3 – 6 meses

🔺freezer independiente -20°C: 6 – 12 meses.
Pautas para la utilización de la leche materna previamente refrigerada o congelada.

  • No es necesario calentar la leche materna, basta con llevarla a temperatura ambiente; es decir quitarle el frío de la heladera.
  • Atemperar la leche bajo agua tibia corriente o sumergiéndola en un recipiente con agua tibia. Evitar calentar directamente en el fuego, a baño maría o en el microondas y no dejar que la leche hierva.
  • Mezclar la leche, sin agitarla, antes de probar la temperatura, y para redistribuir la grasa de la leche.
  • Una vez descongelada, puede mantenerse en la heladera hasta 24 horas para usarse después. No debe volver a congelarse. Se podrá guardar la leche descongelada siempre y cuando no haya sido ofrecida al bebé. Por eso, es conveniente ofrecerla en pequeñas cantidades.

 

 

Sandra Zampaloni

Lic. Psicología

Puericultora Universitaria

Especialista en Psicoperinatología

 

consultas@sandrazampaloni.com.ar |

15-6371-0071

www.sandrazampaloni.com.ar

 

Un comentario en “Conservación y mantenimiento de la Leche Materna 

Deja un comentario