Estrías y Embarazo

Estrías y embarazo. 

La piel es el órgano más grande del organismo, es la barrera protectora, ayuda a mantener la estructura del cuerpo.

La misma está formada por varias capas, la epidermis, la dermis y la hipodermis.

La epidermis es la parte más externa de la piel en contacto con el exterior.

La dermis es la capa media, donde se encuentran las fibras de colágeno y elastina. Esta parte de la piel es la que da la consistencia y la elasticidad a la misma.

La hipodermis es la parte más profunda también llamado tejido celular subcutáneo donde se encuentra el tejido adiposo.

De esta forma, conociendo como está compuesta la piel podemos entender porque y como se forman las estrías y porque algunos tratamientos funcionan y otros son menos efectivos.

 

Las estrías son marcas o líneas visibles, normalmente largas y finas, que ocurren cuando la piel se estira rápidamente, provocando una rotura de las fibras elásticas, generando de esta manera una verdadera cicatriz. Esto ocurre a nivel de la dermis.

Las estrías nuevas suelen ser rojas y con el tiempo se van tornando blanquecinas.
Aunque la piel es muy elástica, durante el embarazo nuestra piel llega a estirarse hasta 10 veces más para albergar a nuestro bebe. Como consecuencia de esto se producen pequeñas roturas en las fibras elásticas.

Además del aumento de volumen del abdomen, especialmente durante el tercer trimestre del embarazo, la piel se reseca y se altera la producción de colágeno producto de los cambios hormonales, lo que aumenta la probabilidad de que aparezcan las estrías.

Según un estudio 9 de cada 10 mujeres presentan estrías entre la semana 22 y 32 de gestación, y los sitios más frecuentes de aparición son el abdomen (60%), muslos (25%), caderas (20%) y mamas (10%).

 
Pero si bien son muy frecuentes, no siempre aparecen estrías durante el embarazo. Hay bastantes factores que influyen en la tendencia a la aparición de las mismas.
1. El tono de la piel. Las pieles blancas son más propensas a las estrías que las pieles morenas.

2. También la predisposición genética es un factor importante.

3. Tipo de piel, las pieles más secas tienen más tendencia a sufrir estrías que las más grasas.

4. La edad de la paciente, las pacientes más jóvenes tienen menos probabilidad de estrías que las más añosas.

 

 

Lamentablemente no hay un método científico imbatible que garantice que no aparezcan estrías durante el embarazo.
Sin embargo podemos tomar ciertos recaudos para disminuir la probabilidad de aparición de las mismas.
1. Mantener la piel hidratada con cremas y lociones emolientes, mejora la textura de la piel, la cual se torna más suave, tonificada y elástica. Disminuye además la picazón que genera el aumento de volumen del vientre. Para mantener la piel hidratada es importante beber además mucha agua.

2. Control de peso en el embarazo. Un excesivo aumento de peso (aumentar más de 15 kilos), además de ser perjudicial para la salud de la madre y la del bebé, es un factor de riesgo para que la piel se extienda demasiado y se produzca la rotura de las fibras de la dermis.

3. Los alimentos pueden ser grandes aliados en la prevención de las estrías. Especialmente los alimentos ricos en vitaminas A (productos lácteos, zanahorias, albaricoques, nísperos), E (aceites vegetales, cereales, verduras) y C (cítricos, patatas, lechuga, tomate) y en magnesio, indispensable para la síntesis de colágeno. Los ácidos grasos esenciales, presentes en verduras, aceites vegetales y pescado, aportan elasticidad a la piel y favorecen la producción de colágeno.

4. Cremas antiestrías Entre los componentes de las cremas, tenemos que buscar las que contengan centella asiática (que actúa como bioestimulante), aceites de jojoba, vitamina E, Vitamina A, aceite de mosqueta (de efectos reparadores), manteca de karité y aceite de almendras.

5. Exfoliar la piel suavemente mejora la producción de colágeno gracias a estimular la renovación de las células de la piel. Hacerlo cuidadosamente y suavemente es importante, con productos naturales y no abrasivos. La piel en estos momentos está mucho más sensible, tirante y frágil.

Tratamientos después del embarazo. 

-Cremas con Retinol y Alfahidroxiácidos: el retinol para estimular la renovación celular y la producción de nuevo colágeno, aunque no se puede utilizar Retinol o ácido retinoico mientras se está dando de mamar.

 

-Microdermoabrasión: La microdermoabrasión manual no mejorará demasiado las estrías, consiste en eliminar con un aparato las capas más superficiales de la piel.

 

 

 

 

-Peelings químicos: consiste en utilizar sustancias que en su mayoría son ácidos (Mandélico, glicólico, salicílico), que generan una exfoliación de las capas externas de la piel (epidermis), y estimulan además la producción de colágeno, pero el efecto es demasiado superficial consiguiendo mejorías poco marcadas.

Otros peeling como el tricloroacético, es mucho más agresivo ya que penetra más profundamente llegando a la dermis, dando mejores resultados, pero deja costras siendo el tiempo de recuperación mas prolongado. Solo puede ser aplicado por profesionales.

 

-Luz pulsada: se puede usar cuando las estrías son muy recientes, y todavía son rojas.La energía de este láser se absorbe por los vasos sanguíneos lo que los colapsa y tornandose de esta forma las estrás en blanquesinas, aunque el número de tratamientos depende del tipo de piel.

 

-Tratamiento de láser fraccionado: trabaja provocando pequeños huecos en la piel, donde se producirá colágeno nuevo.

Los estudios demuestran que este es uno de los mejores métodos para reducir la apariencia y la textura de las estrías aunque los efectos secundarios son la rojez e inflamación durante algunos días. Los efectos se notan al cabo de unos meses que se ha producido el colágeno.
– Radiofrecuencia: es una técnica que consigue aumentar la temperatura de la dermis a 40 grados generando una contracción del tejido y estimulando la formación de nuevo colágeno dando un mejor aspecto y minimizando las estrías sin borrarlas totalmente.
-Plasma rico en plaquetas (PRP): es un procedimiento en donde se extrae sangre del paciente, se realiza una centrifugación para separar el plasma el cual además esta concentrado 8 veces. Este plasma es rico en plaquetas. Se coloca en jeringas con una sustancia activadora y se coloca sobre las estrías estimulando la producción de colágeno y elastina. Hay que realizar mas de una sesión. Da muy buenos resultados.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s