#09 de #TeruParaMammaminas : BLW – Arcadas y Atragantamiento


Últimamente me llegan siempre los mismos comentarios de madres muy preocupadas manifestando que sus hijos se “atragantan bastante” cuando comienzan con ésta forma de ofrecer los alimentos, en el inicio de la alimentación complementaria.Por eso mismo es hora de repasar las diferencias entre arcadas y atragantamiento, para que puedan diferenciar ambas y no sientan los miedos que a todos nos agarra al principio.

Las arcadas y atragantamiento son dos mecanismos relacionados pero distintos.

Las arcadas consisten en movimientos espasmódicos que alejan de las vías respiratorias los trozos de comida demasiados grandes. El bebé abre la boca y empuja hacia adelante con la lengua. Los bebés que comen solos no parecen alterarse demasiado con ello y siguen comiendo como si nada hubiera sucedido.

Que los bebés de seis o siete meses tengan arcadas en respuesta a la comida, no significa que la misma esté demasiado cerca de las vías respiratorias, y en muy raras ocasiones indica un riesgo de atragantamiento.

Cuando el bebé ha activado el reflejo de arcada varias veces, porque se ha metido en la boca demasiada cantidad de golpe, o porque la ha llevado demasiado atrás, aprende enseguida que no debe hacerlo.

El atragantamiento sucede cuando las vías respiratorias quedan parcial o totalmente bloqueadas. Cuando algo bloquea parcialmente las vías respiratorias de un bebé, empieza a toser de forma automática, para despejarla, la mayoría de las veces lo consigue. Si el bloqueo es total (algo muy poco frecuente), el bebé no puede toser y necesita que alguien retire lo que sea que le impide respirar (Con técnicas de primeros auxilios estandarizadas: Maniobra de Heimlich para bebés).

Las toses y resoplidos indican que el bebé está resolviendo el problema. Por el contrario, un bebé que se está ahogando de verdad, suele hacer muy poco ruido, porque el paso del aire está ahogado.

Del análisis minucioso surgen los factores que aumentan las probabilidades que un bebé se atragante:

  1. Que sea otro quien le meta la comida (o la bebida) en la boca. Cuando un bebé se lleva un trozo de comida a la boca, lo controla. Si puede masticarlo, lo hará. Si puede llevarlo al final de la boca, se lo tragará. Si no puede hacer ninguna de esas cosas, y siempre que esté sentado y erguido, la comida se le caerá de la boca. Permitir que coma solo es permitir que controle el proceso; y controlar el proceso lo ayuda a hacerlo de un modo seguro. 
  2. Posición reclinada. Si estuviera reclinado el riesgo que la comida vaya directamente a la parte posterior de la boca es muy alto, por consiguiente no va a poder prepararse para tragar y se va a atragantar. En este punto tener muchísimo cuidado porque cuando comienzan a caminar es muy común que quieran recostarse teniendo cualquier alimento en la boca, la mayoría de casos suceden cuando ya son bastante grandes.

Espero que les haya gustado. Nos vemos el jueves que viene!

Saludos!

 

Teru para @mammaminas

Instagram: @cocinandoconteru 

Facebook: /cocinandoconteru  

 

Deja un comentario