#01 de #MiercolesDePorteo : Introducción al porteo ergonómico, seguro y respetuoso


El porteo es un arte ancestral que data de millones de años y que implica cargar a nuestros hijos utilizando algún tipo de portabebé. En la prehistoria fueron tientos de cuero, pero estos portabebés rudimentarios poco a poco fueron reemplazados por telas y dispositivos más sofisticados. Hoy día encontramos una amplia oferta de mochilas, bandoleras y otros productos que, muchas veces, nos confunden y dificultan nuestra elección. ¿Qué comprar? ¿Existen portabebés aptos para recién nacidos que también puedan usarse en bebés y niños más grandes? ¿Una marca de renombre me garantiza que el portabebé sea adecuado? En esta serie de 4 artículos intentaré responder a las dudas más frecuentes en relación al porteo.

Cuando hablamos de porteo me gusta añadir 3 adjetivos: ergonómico, seguro y respetuoso. ¿Saben por qué?

  1. Ergonómico, porque buscamos que el portabebé en cuestión sea lo más apropiado posible a la anatomía, fisonomía y fisiología tanto del menor como del adulto que lo carga. 
  2. Seguro, porque cuando hablamos de bebés la seguridad debería ser siempre una prioridad. 
  3. Respetuoso, porque cada bebé es un individuo único que merece que se respeten sus preferencias y la etapa de desarrollo que está transitando.

Lamentablemente, cuando nos acercamos a una tienda de productos para bebés nos encontraremos una variedad abrumadora de portabebés que no son ergonómicos, ni seguros ni respetuosos. Probablemente los vendedores nos quieran convencer de lo contrario: todavía es necesario que aprendamos mucho sobre desarrollo infantil.

Pensemos en un recién nacido: su espalda curvada, sus rodillas recogidas (la famosa posición fetal), su cuerpo flexible. Ahora pensemos en los portabebés que lo colocan en una posición vertical, con las piernas colgando, su cuerpo con un pobre sostén, su cabeza sin apoyo y su peso recayendo en la entrepierna. Estas son las famosas mochilas colgonas. ¿Se ve natural? ¿En algún momento de nuestras vidas elegimos ir sentados en nuestra entrepierna? ¡Ouch! ¡Espero que no!

También encontramos portabebés que cargan al bebé en posición “cuna”, acostado, encorvado. Estos mismos portabebés, también llamados “de bolsa”, están prohibidos en varios países por su alto riesgo de asfixia postural. Es decir, es muy sencillo que un bebé pequeño quede “atrapado” en una posición inadecuada (mentón sobre su pecho) y no pueda respirar. Luego de 3 muertes por asfixia, en 2010 una reconocida marca estadounidense tuvo que retirar del mercado miles de portabebés de este tipo y reemplazarlos por otros, más seguros y ergonómicos (sin costo para las familias).

Ahora bien, ¿entonces cómo se portea en forma correcta? Hoy contamos con la ayuda de múltiples disciplinas que nos ayudan a responder este interrogante. En este primer acercamiento hablaremos de los aspectos más básicos del porteo ergómico, seguro y respetuoso. El portabebé adecuado para bebés pequeños brindará soporte a toda su espalda, desde la cabeza hasta detrás de las rodillas, idealmente “punto a punto”, lo que equivale a decir que la tela estará bien tensionada sobre su cuerpo. De este modo, nos aseguramos de que no esté recibiendo peso en sus vértebras aun inmaduras. La posición que buscaremos es la que el bebé recién nacido adopta naturalmente: rodillas más altas que la cola, espalda curvada y cabeza reposando sobre el pecho del adulto. Su pelvis estará ligeramente rotada para que su pubis apoye sobre quien lo carga, quitando peso y tensión de su área genital. Son ejemplos de buenos portabebés para este primer tiempo los fulares y las bandoleras de anillas. Es fundamental que su cara siempre esté libre de tela: debemos ver su nariz y boca y escuchar que respira con tranquilidad. La distancia a la que llevaremos al bebé será “a un beso de distancia”, por lo cual controlar esto será muy fácil. De hecho, ¡los desafío a no querer besar la cabecita de su bebé cada cinco minutos! Es irresistible.

A medida que el tiempo pase, el mismo bebé nos mostrará sus progresos. Primero sostendrá su cabeza y podrá ir mirando todo a su alrededor. En ese momento ya no necesitará que nos ocupemos del sostén cefálico, a menos que se duerma. El segundo gran hito que logrará estará asociado a la formación de su curvatura lumbar: él o ella estará preparado/a para sostener su propio peso. Cuando esté completamente listo/a va a caminar, mientras tanto gateará, se sentará, se parará, etc. En esta etapa ya podemos pensar en usar portabebés sin ajuste punto a punto, como la mochila ergonómica estándar. La posición de “ranita” ya no será tan pronunciada, lo cual es acorde al desarrollo alcanzado. Por estas mismas cuestiones es mucho mejor hablar de desarrollo y no tanto de meses o peso. ¡Cada niño es un mundo y tiene sus tiempos propios! Respetarlo implica, justamente, acompañar su crecimiento del mejor modo posible, sin forzar etapas.

¿Querés saber más sobre los tipos de portabebés? ¡Nos leemos muy pronto y les cuento más!
Noelia Schulz es Lic. en Ciencias de la Comunicación, doula, asesora de porteo y codirectora de Crianza en Brazos, la primer escuela de porteo de Argentina.

Facebook.com/CEBescueladeporteo

Instagram.com/CrianzaEnBrazos

www.crianzaenbrazos.com.ar

7 comentarios en “#01 de #MiercolesDePorteo : Introducción al porteo ergonómico, seguro y respetuoso

  1. Maria Laura Fiasconaro dijo:

    Puedo utilizar el fular con mi bebe de 3 meses pero colocada en el costado de mi cuerpo? Casi a horcajadas sobre una de mis caderas.

  2. Paula dijo:

    Hola chicas, mi beba tiene 6meses recién cumplidos, es tarrde para empezar con el porteo? Estuve tan pendiente de hacer las cosas bien con la teta que no investigue bien todo el tema del porteo y quiero saber si todavía estamos a tiempo.. gracias!!!

  3. Angélica dijo:

    Hola tengo un bebé de 2 meses y tengo una mochila infantino flip. Me dijeron que no es recomendable para el portero, por lo cual quería pedirles me recomienden una marca y modelo que pueda usar ahora y más adelante también y que pueda usarla indistintamente yo o el papá. Gracias!

Deja un comentario